Exfoliación de la piel: Una forma de renovación

Nuestra piel se
regenera de manera natural aproximadamente cada 28 días, esto ocurre cuando las
células muertas se desprenden de la capa externa de la piel de forma natural.
Las células muertas son reemplazadas por células nuevas en perfecto estado. Sin
embargo, con el paso del tiempo, la contaminación, el estrés y el cansancio, la
renovación de nuestra piel se hace más lenta y como consecuencia empieza a
perder su oxigenación y humectación natural, por lo que comienza a lucir
apagada, reseca y sin nutrientes.

Para tener una piel
bonita y cuidada es importante seguir esta rutina: 

1. Lava tu piel con jabón neutro o bien límpiala con tu loción o gel favorito y enjuaga con agua tibia.

2. Aplica el exfoliante con la piel húmeda, recuerda elegir el que más te guste y sea adecuado para tu piel, toma en cuenta que no es lo mismo un exfoliante para el rostro que para el cuerpo.

3. Exfolia la piel con movimientos circulares. Dedica un poco más de atención a las zonas ásperas y rugosas como codos, tobillos y rodillas. En el rostro hazlo de forma uniforme con la yema de tus dedos.

4. Al terminar, enjuaga con agua fría, de este modo conseguirás que los poros de tu piel se cierren y así luzca mucho más hermosa.

5. Finalmente aplica una crema hidratante para que mantenga un nivel óptimo de humectación.

Con esta rutina de exfoliación notarás una piel mucho más sana, suave y libre de impurezas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this